Respuesta a Carta Abierta, 19 de enero de 2019

 

Estimado Luis:

Negar que las redes sociales son el foro en el que se debate la actualidad a nivel político, social o cultural no denota mas que un gran alejamiento de la realidad de los tiempos que corren. Los niños son nativos digitales, un gran porcentaje de negocios está en la nube y para comprender los problemas de mas del 70 % de la colegiación es imprescindible estar actualizado en todo tipo de tecnología.

Yo empecé mi campaña de forma limpia y constructiva. Me empezaron a llegar mensajes por WhatsApp, audios y videos de colegiados que denunciaban lo que pensaban que era un atropello a la libertad de voto o cuando menos un uso irregular del procedimiento para el voto por correo.

Lo cierto es que por ello presentamos un primer escrito el día 11 de enero, porque se había indicado a los colegiados que podían votar por correo ordinario e incluso depositando el sobre directamente en la Oficina de Correos de la Avenida de la Raza hasta las 14 horas del mismo día 25. Denunciamos también lo que entendíamos era un comportamiento poco ético de algún miembro de tu candidatura al solicitar expresamente una DELEGACION de VOTO, cuando en el documento elaborado por el Colegio para la tramitación del voto por correo no cabe esa delegación del voto, prohibida, por otro lado, por nuestros Estatutos y prohibida en cualquier proceso democrático. No sirven excusas como que pudieron utilizarse expresiones no acertadas o que no se sabía de lo que se estaba hablando. Las cosas son como son y no como quieres hacerlas ver.

Lo cierto es que, luego, en nuestro segundo escrito, del día 14 de enero, complementamos nuestra inicial solicitud con pruebas acreditativas de lo que decíamos en el primer escrito. Y aun no hemos recibido ninguna prueba que acredite que lo grabado espontáneamente por algunas personas es falso y, además, no se nos ha permitido comprobar que no se ha gestionado el voto por correo de una forma irregular en relación con lo regulado en los Estatutos Colegiales, porque se nos niega la información que hemos solicitado al respecto. Como mínimo, desde luego, es sospechoso, porque como candidatura, tenemos derecho a conocer todas las operaciones del proceso electoral, a fin de poder actuar como interventores, ya que para eso permiten los Estatutos la designación del Interventor.

Lo cierto, y esto es lo que está en los documentos, es que la información facilitada a los colegiados era errónea, por incompleta, pues no se les había dicho, ni en la circular informativa del voto por correo, ni en el propio impreso del voto por correo, que cada votante, y sólo cada votante, personalmente, en libertad y con derecho al secreto, es quien ha de elegir la papeleta que introduzca en el sobre para el voto, así como que dicho voto debe ser remitido por correo certificado al apartado de correos designado por la mesa electoral, todo ello según disponen los artículos 61 y 72 de nuestros Estatutos.

Lo cierto es que, por añadidura, el Colegio nos ha dado implícitamente la razón, reconociendo el error cometido, al dar instrucciones a sus empleados para que llamen por teléfono a los colegiados para decirles que deben presentar el voto por correo, mediante correo certificado.

Lo cierto es que el propio impreso correspondiente al voto por correo contempla una opción, la de la recogida de la documentación para realizar el voto por correo, que es contraria a lo establecido en los Estatutos. No hay más leer el artículo 72 de los Estatutos, para comprobar lo que hemos dicho, que la documentación que hay que entregar al Colegiado para que vote por correo “se le entregará en mano o se le remitirá al domicilio designado o, en su defecto, al que conste en el Colegio”. No cabe la recepción de esa documentación por parte del Colegiado, a través de terceras personas.

Y lo cierto es que esa opción, contraria a los Estatutos, es la que parece haber sido utilizada por determinadas personas de tu candidatura para promover lo que ha sido llamado expresamente por esas propias personas de tu candidatura, una DELEGACION DEL VOTO.

Siendo estos los hechos ciertos que han sucedido, comprendo tu disgusto porque hayamos puesto de manifiesto todas estas circunstancias ante la Mesa Electoral, de lo que se han hecho eco, las redes sociales, como no podía ser de otra forma. Pero lo que no comprendo es que digas que ha faltado a la verdad, cuando todo lo dicho por mi es completamente cierto. Y lo defenderemos ante todas las instancias que sea necesario, en beneficio de unas votaciones claras, limpias, legales y democráticas.

Lo que no comprendo es que, por añadidura, me imputes un comportamiento incorrecto por no haber contestado a un post que no es mío, ni de nadie de mi candidatura, pues es del Dr. Mayorga; post que vi un poco tarde, cuando ya había sido contestado por el Dr. Núñez. Y recontestado por el Dr. Mayorga de forma que parece respetuosa. No tengo reparos en mostrar mi disconformidad con lo afirmado inicialmente por el Dr. Mayorga, peor no creo que tenga la obligación de ir desmintiendo o reprobando las palabras de todo aquel con el que yo esté en desacuerdo.

Evitar un verdadero debate sobre el contenido del programa electoral y sobre las medidas que es preciso adoptar en la actividad del Colegio, que es a lo que te he invitado reiteradamente en las redes sociales, y que es lo que creo que debemos hacer en beneficio de los colegiados; y hacerlo utilizando una crítica sobre algo que no he hecho ni tenía obligación de hacer, es utilizar argumentos ofensivos que podrían provocar que entrásemos en una dinámica dialéctica destructiva y malsonante.

Para lo primero, es decir, para debatir sobre lo que el Colegio y los colegiados necesitan, me encontrarás siempre. Para lo segundo, no cuentes conmigo. No me he presentado a las elecciones para discutir zafiamente, sino para proponer a los colegiados toda una serie de medidas que creo que son necesarias.

Saludos cordiales.